Consejos a la hora de cultivar bulbos
Si te gusta el tema de la jardinería pero eres novato en el tema y no te atreves a cuidar cualquier tipo de planta, puedes empezar por cultivar los famosos bulbos. Son muy sencillos de cuidar y no tendrás demasiados problemas a la hora de conseguir que la planta florezca de la mejor manera posible e inunde de color todo tu jardín.

Los bulbos florecen de una manera bastante rápida y apenas necesitan cuidados por lo que es la mejor opción a la hora de empezar en el maravilloso mundo de la jardinería. El único problema de los bulbos es que tienen un vida muy corta y en un pocas semanas las flores se suelen marchitar y caer. Sin embargo y si sigues una serie de cuidados no tendrás problemas para verlos florecer de nuevo y en todo su esplendor.

Estaciones de floración de los bulbos

Cualquier momento del año es perfecto para poder plantar y cultivar un bulbo. Las épocas de floración se van sucediendo continuamente y puedes disfrutar de las flores durante todo el año a pesar del frío o del calor. Acto seguido te voy a enumerar los bulbos más importantes en cada estación del año para que puedas elegir el que más te gusta y plantarlo en tu casa. En la primavera puedes optar por plantar bulbos tan bonitos como los del tulipán, el jacinto o el lirio como es el caso de estas semillas de lirio. Durante los meses de verano los mejores bulbos para plantar en tu jardín son los de la begoña, la azucena o el gladiolo. Durante la estación otoñal puedes elegir entre plantar bulbos de amarilis o nerine. En los meses de invierno los mejores bulbos para plantar son los de ciclamen y los de dicentra. Como puedes ver puedes plantar bulbos durante todos los meses del año.

Consejos a la hora de cultivar bulbos

Cómo cultivar los bulbos

En relación con el suelo, a la hora de plantar el bulbo debes tener en cuenta de que esté perfectamente drenado para que el sustrato no se encharque y pueda dañar a la propia planta. Si vas a cultivar el bulbo en una maceta debe tener agujeros en la parte inferior y ponerle un plato debajo. Cuando vayas a plantar el bulbo debes hacerlo al doble de su tamaño para que pueda crecer sin problemas.

En cuanto al riego, debes mantenerlo en todo momento húmedo pero sin excederse en el agua ya que podrías provocar que la planta se pudriera. A la hora de regarla debes evitar en todo momento mojar las flores y regar sólo la tierra. El bulbo no necesita ningún tipo de abono con nutrientes ya que puede crecer perfectamente con el riego adecuado. Una vez veas que la planta florece, debes esperar a que con el paso de las semanas las flores se marchiten. Una vez que no tenga flores es el momento de sacar el bulbo de la maceta y con mucho cuidado de dañarlo, secarlo lo mejor posible. Por último debes guardar el bulbo hasta la próxima siembra y poder disfrutar de nuevo con la nueva floración. Hay algunas especies que no requieren que la saques de la tierra como es el caso del narciso. Basta con dejarlo plantado ya que en unos meses volverá de nuevo a florecer.

Como has podido ver los cuidados de los bulbos son mínimos y no tendrás problemas a la hora de cuidarlos y disfrutar plenamente de todo su proceso de floración. Si estás empezando en el mundo de la jardinería no hay nada más sencillo que cultivar unos maravillosos bulbos ya sea en la terraza o en el jardín de tu casa.