Consejos para comprar árboles
Comprar un árbol es una tarea recomendada para cambiar aquellos ejemplares que se hayan secado o para colocar un nuevo árbol en algún lugar de nuestro jardín. A continuación, te damos algunos consejos para comprar árboles de mejor calidad. Algunas personas piensan que los árboles, por ser plantas grandes, no deben requerir de demasiados cuidados a la hora de ser plantados, pero no pueden estar más equivocados. Cualquier planta, por más pequeña o grande que sea, posee raíces que sufren en cada trasplante realizado. Al igual que en otras especies, hay que conocer cuál es la mejor manera de comprarlos, en que épocas y conocer cuáles son los más sanos de todo el conjunto.

Por ese motivo, antes de adquirir un árbol, debemos seguir dos recomendaciones muy importantes. Primero asegurarnos que el árbol este bien sano, que no observemos heridas, ramas u hojas rotas, agujeros en el tronco, así como que no tenga ramas o hojas manchadas. También es importante que el árbol esté bien formado y proporcionado.

Cuando vayamos a comprar el árbol, seguramente nos encontraremos con multitud de ejemplares, pero hay que tomarse el tiempo necesario para poder elegir el mejor de todos. Desgraciadamente, hay muchos árboles de mala calidad a la venta del público. Si nos puede acompañar algún entendido será mucho mejor para no equivocarnos en nuestra elección. En la tienda, podemos encontrar árboles en diferentes presentaciones: a raíz desnuda, con cepellón o con maceta.

– Los árboles a raíz desnuda, es una planta que se extrae de la tierra del vivero sin cepellón, con las raíces al aire. Los árboles que pueden adquirirse de esta forma, son aquellos de hoja caduca, y solo pueden comprarse en invierno.

– Los árboles con cepellón se sacan de la tierra del vivero, pero con tierra adherida a sus raíces, y luego de sacado, se envuelve este cepellón en bolsas para que no se desarme. Estos árboles tienen un mayor porcentaje de arraigo que los anteriores.

– Los árboles en maceta vienen con una maceta generalmente de plástico o bolsas de plástico, lo que permite que su cepellón esté totalmente intacto. Estos árboles tienen un muy buen arraigo a la tierra y son muy pocos los ejemplares que se secan, ya que no son sacados del suelo. En este caso, tenemos que comprobar que el árbol no haya sido sacado anteriormente de la tierra y colocado en la maceta.