Consejos para comprar bulbos
Los bulbos son unos órganos subterráneos de algunas plantas, que se ocupan de almacenar los nutrientes de reserva durante las épocas frías del año, para ser utilizados en la brotación de nuevos tallos durante la primavera o el verano.

Aunque suelen estar bajo tierra, los bulbos no son raíces, sino tallos que han evolucionado de manera distinta, conservando todas las partes: raíces, el tallo, las hojas y las yemas. A partir de los bulbos surgen flores tan populares como el tulipán, el narciso, la clivia, el nardo, el jacinto, la azucena y el iris.

Consejos para comprar bulbos

Ventajas de comprar en Internet

Los bulbos pueden ser comprados en tiendas especializadas en jardinería, floristerías y a través de Internet. Lo bueno de las tiendas online es que mantienen los bulbos almacenados, ya que no necesitan estar expuestos en la tienda. Además, suelen trabajar con productos de calidad.

Por el contrario, te aconsejamos no comprar bulbos en grandes superficies, ya que es posible que no hayan sido correctamente almacenados y tienden a deshidratarse, pudrirse y crear moho con rapidez.

Elegir un bulbo

Para elegir un bulbo debes presionarlo ligeramente y asegurarte de que cuenta con un buen tamaño, sin brotes pálidos y con la forma adecuada. Además, tienes que asegurarte de que es sólido; de que no tiene plagas, cortes, partes blandas, manchadas y de que no suelta líquidos.

Consejos para comprar bulbos

Cuándo comprar bulbos

La mejor época para comprar bulbos dependerá de la zona en la que vives y del tipo de planta que quieras cultivar. Así, los bulbos tropicales pueden ser plantados todo el año en zonas de clima cálido y húmedo. Sin embargo, en las zonas más frías deberán plantarse en primavera o en verano para que los primeros brotes no sufran con el frío.