Consejos para conservar ramos de flores
Los ramos de flores siguen siendo un clásico de los regalos, siendo además el perfecto para sacarte un apuro cuando has de tener un detallito con alguien pero no sabes tampoco qué regalarle. Ahora que se acerca San Valentín los ramos de flores se verán más que nunca, así que quiero aprovechar para darte unos consejitos y que sepas cómo tienes que cuidarlos para que se conserven mucho más tiempo. Además, si eres tú quien va a comprarlo también puedes tener ciertas cosas en cuenta para comprar elementos que te ayuden a que dure más.

Toma nota de estos consejos para conservar ramos de flores y verás que a partir de ahora les sacarás mucho más partido:

– Si cuando vayas a comprar las flores también vas a estar haciendo otras cosas, deja la compra de flores para el final para que te las lleves lo más frescas posibles. Si es un sitio de tu confianza puedes comprarlas en cualquier momento y que te las dejen en agua hasta que termines tus compras.

– Nunca compres las flores que estén al sol, especialmente si llevan varios días ya que se deteriorarán antes. Lo ideal es que las compres a primera hora de la mañana ya que es cuando mejores ejemplares hay. Si formas un ramo con flores de tu jardín recógelas en las partes del día que no haga calor, que suele ser a primera hora de la mañana o al atardecer.

– Cuando llegues a casa con el ramo, lo mejor es que dejes los tallos completamente sumergidos en agua para que puedan recuperarse de la sequía durante el traslado y déjalo así hasta que lo pongas en su ubicación definitiva.

– Los floreros tienen que estar siempre muy limpios y arranca cualquier hoja que se vaya cayendo para que el agua no se ensucie. Los floreros de plata son los mejores ya que tienen propiedades antibacterianas, lo que hace que las flores se conserven frescas durante más tiempo.

– Cuida el ramo como si fuera cualquier otra planta, es decir, que no le llegue el sol directo, que no esté en corrientes de aire y que no sufra temperaturas muy altas que lleguen de un radiador o calefactor.

– Si no hace mucho frío estaría genial que pudieran pasar la noche en un balcón o en una ventana ligeramente abierta para que le diera bien el aire.