Consejos para conservar semillas
Saber conservar las semillas es tan importante como saber recolectarlas, ya que de nada vale que hagas una buena recolección si después no saber cómo debes conservarlas para su posterior uso. Para que se puedan conservar perfectamente, lo primero es que la recolección la hagas de la forma adecuada, dejando que las semillas maduren para que puedan estar en un estado óptimo.

Un error muy común que se suele tener con la recolección de semillas es separarlas de la planta antes de que hayan terminado de desarrollarse. Eso puede ser fatal ya que las semillas recogidas de forma prematura no serán válidas para futuros cultivos.

Antes de conservarlas

Es importante que sepas que cuando las semillas hayan terminado de madurar, suelen cambiar de color y empiezan a secarse. En ese momento, las vainas empiezan a dividirse, lo que hace que los frutos o bayas se encojan y se arruguen. También verás que las cabezas de las flores comienzan a caerse, dejando las semillas en su interior.

Para conservarlas

Has de ser muy cuidadoso con todas las semillas, y a poder ser guárdalas en sobres de papel nuevos, o al menos que estén muy limpios. Rotula cada sobre con el nombre de la planta a la que pertenecen las semillas que hay en su interior, además de poner también la fecha de recolección y la del día en el que las estás guardando. Otra cosa muy importante que debes hacer es guardarlas en una ubicación que cumpla con condiciones imprescindibles, como que sea un lugar oscuro y seco pero en el que circule el aire.

Consejos para conservar semillas
Si cumples con las condiciones de conservación y has recolectado las semillas en el momento adecuado, no habrá ningún problema y las semillas estarán perfectas cuando vayas a sembrarlas.