Consejos para cuidar flores en un jarrón
Pronto llegará el día de San Valentín y muchas casas se llenarán de rosas y otras flores que los enamorados regalarán a sus chicas. Lo más normal es que éstas vayan a parar a un jarrón para darle un poco de romanticismo y colorido al hogar. Por otra parte, muchas personas no pueden resistirse a cortar algunas de las flores de su jardín de vez en cuando para llevarlas al interior de su hogar y darle un poco de vida a la vivienda.

Pues bien, tanto para las afortunadas o afortunados que reciban flores el Día de los Enamorados, como para todas aquellas personas que de vez en cuando pongan flores en el hogar, ahí van unos consejitos para su cuidado en los jarrones. ¿Preparado?

Consejos para cuidar flores en un jarrón

A primera hora de la mañana

Si quieres que tus flores duren más dentro de los jarrones, lo primero que debes tener en cuenta es que la mejor hora para cortarlas del jardín es por la mañana temprano, justo cuando amanece.

Sin embargo, hayas o no hayas cortado las flores a la hora recomendada, lo más aconsejable es que las mantengas lo más alejadas del sol directo que puedas para evitar que se marchiten demasiado deprisa. De la misma forma, tampoco es recomendable que expongas el jarrón a corrientes de aire ni a ambientes demasiado calurosos ni secos.

Consejos para cuidar flores en un jarrón

Agua, bacterias y follaje

Por otro lado, es importante que cortes el tallo con un buen chuchillo afilado, siempre de forma sesgada a unos dos centímetros del final mismo del tallo, para que aumente la superficie de consumo de la flor y, así, asegurar un buen consumo del agua del jarrón. Además, es aconsejable que agregues alguna sustancia como conservante floral para acabar con las bacterias. Si no, puedes recurrir a una pastilla de aspirina, que produce el mismo efecto, aunque a la larga puede ser más costoso.

Por último, es importante que elimines siempre todo el follaje que permanezca ubicado por debajo del nivel del agua, que debe cambiarse al comenzar o al finalizar el día, pero siempre una vez cada 24 horas como mínimo.