Consejos para cuidar el perejil en tu cocina
Muchas personas tenemos perejil en casa y es que es un complemento ideal para las comidas y además muy saludable. Por si fuera poco el perejil tiene un olor característico que lo hace único y que a todo el mundo gusta. Normalmente el perejil se tiene en la cocina en una maceta o en botes de cristal y en el alféizar de la ventana ya que necesita bastante sol.

Tener perejil en el interior de tu cocina y así poder tenerlo siempre a mano no es para nada complicado y además te gustará porque los cuidados que requiere son fáciles. ¡Es una planta muy agradecida! Te dará lo mejor de sí misma y además adornará tu cocina de forma ornamental.

Cómo cuidarlo

El perejil crece mucho mejor en una ventana que esté orientada al sur para que le dé el máximo sol posible al día. Si la ventana no tiene suficiente luz diaria, entonces tendrás que completar la iluminación con luz artificial, pero recuerda que al perejil no le gusta la sombra. Para que la planta no se incline hacia donde está el sol, te aconsejo que gires la maceta cada tres o cuatro días.

Tendrás que escoger un recipiente o maceta que encaje en el alféizar de tu ventana y hacerle varios agujeros para que drene el agua y poner un platillo en el inferior para que el agua no se derrame. Llena la maceta con tierra de buena calidad.

Consejos para cuidar el perejil en tu cocina
La humedad no suele ser un problema cuando el perejil empieza a crecer, así que no te preocupes por el vapor que pueda desprender las cocciones o el uso constante de agua, ya que el ambiente húmedo es bueno para el perejil. Si tienes el perejil en un lugar seco tendrás que añadir humedad extra añadiendo agua al platillo y espolvoreando en las hojas gotas.

Otros cuidados

Existen otros cuidados para el perejil que hará que esté sano y que además puedas disfrutar mucho más tiempo de él. Tendrás que mantener la tierra siempre ligeramente húmeda, pero recuerda vaciar el plato de debajo de la maceta después de cada riego para que las raíces no pudran y pueda drenar adecuadamente.

Recuerda que tendrás que alimentar al perejil cada dos semanas con fertilizante líquido, de esta manera crecerá la planta mucho más sana y fuerte.

Además si quieres puedes hacer que otras plantas que combinan bien para que crezcan en la misma maceta donde está el perejil como por ejemplo: el cebollino, el tomillo, la albahaca, el orégano o la menta.