Consejos para el cultivo de trepadoras
Las plantas y arbustos trepadores tienen muchos usos que van más allá de únicamente el decorativo. Con una trepadora no solo podrás decorar un muro, una puerta, una pérgola o cualquier otro elemento sino que también servirán para tapar cosas que sean feas o poco atractivas y que desluzcan cualquier ambiente. Su cultivo no es nada complicado y lo cierto es que compensa ya que los resultados son fantásticos.

Cuando plantas una trepadora contra un muro o cualquier otro soporte, lo ideal es que lo hagas dejando unos 40 centímetros de separación en vez de totalmente pegado como se ve en muchos lugares. Toma nota de estos importantes consejos para su cultivo:

– Plantación: tienes que hacer un agujero que mida al menos dos veces el diámetro del contenedor en el que la vas a poner, así cuando comience a crecer no tendrá problemas de espacio.

– Sustrato: utiliza una mezcla de materia orgánica con tierra que hayas extraído del jardín para que su desarrollo sea óptimo. Si la tierra del jardín no es de buena calidad, haz un agujero más grande y rellénalo con otra tierra que sí sea de muy buena calidad.

– Fertilizantes: en el momento de poner el sustrato deberás añadir un fertilizante de lenta liberación que pueda aportarle todos los nutrientes necesarios para su crecimiento.

– Sujeción: tendrás que amarrar con firmeza la enredadera a los soportes o muros para que no se caiga según vaya creciendo. Deberá estar siempre amarrada ya que con el paso de los años el peso puede hacer que se derrumbe. Ve añadiendo elementos de sujeción cada año, según vaya siendo más grande.

– Poda: no necesita mucha, así que básicamente tendrás que estar pendiente del exceso de ramaje para cortarlo cuando aparezca.

– Guías: pon unas cuantas guías de crecimiento para que cuando la trepadora comience a crecer tome el camino que te interesa.