Consejos para el diseño de jardines pequeños
El diseño de jardines es cada vez más importante, y son muchos los estilos que se pueden aplicar actualmente para poder conseguir verdaderas maravillas en las que pasar tus ratos de ocio. Mucha gente sueña con tener un gran jardín en el que poder poner muchas cosas, pero lo cierto es que en uno pequeño también puedes conseguir muy buenos resultados si eres capaz de diseñarlo y organizarlo bien.

La gran ventaja que tienen los jardines pequeños es que pueden ser muy acogedores, algo que se logrará con mucha más facilidad que en el caso de tener uno grande. Como desventaja podemos encontrarnos que diseñarlo es todo un reto nada sencillo ya que hay que aprovechar al máximo todo el espacio de forma que quede perfecto ya que cualquier error podría estropear la visión de todo el jardín.

Diseñar un jardín pequeño

Es importante que te sientes con calma a pensar en el diseño, el mejor truco para poder conseguir un diseño perfecto. Lo primero a la hora de comenzar con el diseño es tener claro de qué manera vas a distribuir cada espacio, qué elementos quieres tener en cada uno de ellos, el tipo de plantas que vas a cultivar y cómo quieres decorarlo. Todo ello influye en el resultado final y en la forma de organizarlo, así que ve haciendo pruebas en un papel hasta que encuentres el resultado que más te gusta.

Consejos para el diseño de jardines pequeños
Elige siempre calidad frente a precios muy bajos. El jardín te durará “toda la vida”, así que merece la pena hacer una inversión en materiales de calidad tanto para el césped como para las plantas, elementos decorativos, construcciones, etc. No pongas árboles muy grandes ya que hay poco espacio y cuando crecieran podrían crear un ambiente bastante agobiante, es mejor poner ejemplares que no vayan a ocupar mucho.

Los caminos son una opción fantástica para la decoración del jardín pero lo cierto es que en los que son pequeños no quedan muy bien ya que te quitan mucho espacio que puedes destinar a otras cosas. Hazlos únicamente si son imprescindibles para poder ir de un sitio a otro y quieres que sea con un camino.

Un truco para que un jardín corto parezca largo es que la anchura tiene que ser mayor al principio e ir estrechándose a medida que avanza, lo que hará que la perspectiva aumente. Si lo que quieres es que parezca más ancho, incluye líneas horizontales destacadas para crear ese efecto. El hacer varios niveles, como por ejemplo una pequeña terraza en una tarima, da mayor sensación de amplitud.