Consejos para el jardín en verano
El verano es la época del año en la que más disfrutamos de nuestros espacios exteriores, por lo que a pesar de que nos gustaría olvidarnos un poco del cuidado de nuestros ejemplares debemos prestarle tanta o más atención como el resto del año.

Si eres de los que prefiere prevenir en vez de curar ya sabes, echa un vistazo a aquellos posibles problemas que pueden traerte más dolores de cabeza y mantente alerta para evitarlos.

A continuación te dejamos algunas de las cosas que deberías tener más en cuenta durante estos meses:

– Riego: No puedes excederte pero tampoco quedarte corto, por lo que debes controlar que el riego se lleve a cabo antes de que la humedad en el suelo haya desaparecido. Lo mejor es hacerlo en las horas más frescas del día (primera hora de la mañana o tarde-noche) para que el agua no se consuma antes ni pueda ejercer un efecto lupa sobre las plantas.

No obstante, ten en cuenta que cada planta es un mundo y que puede tener necesidades distintas.

– Poda: Haz un repaso de tus ejemplares y asegúrate de cuáles deben ser podados en esta época del año. Azaleas, rododendros o lilas son algunos ejemplos, pero, ¿qué hay de cada una de las plantas de tu jardín?

– Plagas: Aunque nuestros ejemplares siempre se encuentran con riesgo de plagas, lo cierto es que el verano es una época clave para algunas como la mosca blanca, que se convierte en un auténtico incordio a la hora de disfrutar de nuestro jardín. Las zonas encharcadas y algo sucias del jardín son también un gran atractivo para los mosquitos.

Puedes controlar las plagas con insecticidas, con plantas específicas y hasta con algunos otros insectos que los eliminan como las mariquitas.

– Enfermedades: El oídio, el mildiu y la perdigonera son algunas de las enfermedades fúngicas (por hongos) más comunes en verano, por lo que debes prestar especial atención a las señales que te envían tus plantas en esta estación.