Consejos para el riego y abonado de plantas bulbosas
Las bulbosas son un grupo de plantas que está dividida en otros subgrupos, como los bulbos, cormos, tubérculos, rizomas, pseudobulbos o túberos. Al igual que con cualquier otro tipo de planta, necesitan cuidados específicos para que puedan desarrollarse al máximo y ofrecer su mayor esplendor. Hoy me gustaría centrarme en uno de sus cuidados más importantes: el riego.

Cuándo regar

El riego es indispensable en las bulbosas para poder obtener buenos resultados en cualquiera de sus cultivos. Es muy importante saber que la frecuencia de riego varía en función de la especie, habiendo algunas que necesitan mucha agua y otras que viven perfectamente con muy poquita. La ubicación de la planta también determina si necesita más o menos agua ya que si está en una zona de viento se deshidrata más que si no lo está, y si está en una zona de mucho sol necesitará más agua que si está a la sombra.

El tipo de suelo también tiene mucho que ver, necesitando más agua y si es un suelo arenoso ya que la retiene menos, mientras que en los arcillosos se retiene mejor y no hay que regar tanto. La época del año también afecta, necesitando en primavera y verano más agua que en otoño e invierno ya que hace más calor y se consume antes. Cuando está en época de floración hay que regar más que cuando no.

Consejos sobre el riego

Es importante que el suelo de la planta se mantenga siempre húmedo al nivel de las raíces, lo que asegurará una buena floración pero sin llegar a encharcar, que eso haría que se pudrieran las raíces. El exceso de agua puede matar cualquier planta bulbosa, y en general cualquier planta ornamental, así que es mejor quedarse corto con el agua que pasarse. Las plantas bulbosas necesitan un muy buen drenaje, así que es importante tenerlo en cuenta y hacer los agujeros necesarios en la maceta si los que ya tiene son insuficientes.

Al igual que con cualquier otro tipo de planta, con las bulbosas lo mejor es regar a primera hora de la mañana o cuando atardece, evitando así las horas del día en las que hace más sol. Ten cuidado al regar y nunca mojes las flores ya que se estropearían, con lo que sería mejor utilizar un riego por goteo o manguera para que el agua se localice directamente en la parte baja de la planta.