Consejos para elegir el ramo de novia
El día de nuestra boda es uno de los más especiales de nuestra vida, un día en el que celebrar nuestra felicidad y demostrar nuestro amor. También es cierto, no obstante, que para organizarla deberemos pensar hasta en el más mínimo detalle y tomar infinitas decisiones entre las que la del ramo de novia no se nos puede pasar por alto.

¿Cómo acertar con su elección? A continuación encontrarás algunos consejos que te ayudarán a conseguirlo.

Época del año

La fecha de la boda es una cuestión clave, en primer lugar porque no todas las flores se encuentran en sus mejores condiciones todo el año y, en segundo, porque los colores más adecuados para los ramos también variarán según la estación (más por una cuestión de protocolo que por otra cosa). En este sentido, cada estación parece tener sus especies predilectas:

– Invierno: Los más adecuados son el jacinto, la mini orquídea, el junquillo, la anémona o los narcisos.

– Primavera: Opta por las rosas, la violeta, el iris, la azucena, la orquídea, el tulipán y la peonía.

– Verano: Las rosas, el jazmín, la magnolia, la dalia, el lirio, el girasol, la hortensia y el nardo son algunos de los favoritos para estas fechas, especialmente acompañados por verdísimas hojas de plantas.

– Otoño: Apuesta por las caléndulas, las rosas, la ilusión y los lirios.

Consejos para elegir el ramo de novia

Cuestión de gustos

Evidentemente, tu gusto es fundamental para encontrar tu ramo ideal entre los miles de diseños posibles: si eres una mujer discreta probablemente preferirás flores sencillas en ramos nada decorados, casi al natural, pero si eres de las que adora convertirse en el centro de atención probablemente prefieras uno de esos enormes ramos con muchas flores y ornamentos. Si buscas un estilo diferente, el tuyo será sin duda uno de esos ramos de novia originales con flores exóticas, con combinaciones rompedoras y decorados que salgan de lo habitual.

Vestido

La anterior cuestión irá íntimamente vinculada con la que ahora te comentamos, y es que tu vestido probablemente sea el primero en representar tu personalidad y, por tanto, el estilo de tu ramo deberá seguir sus mismas líneas: romanticismo, modernidad, originalidad… ¡tú decides!

Una buena idea para potenciar esa conexión entre el vestido y el ramo es utilizar parte de la tela sobrante (la que recortan del bajo del vestido, por ejemplo) para realizar algún detalle en el ramo. Puedes utilizarlo, por ejemplo, como una cinta decorativa o para crear un coqueto lazo alrededor de los tallos de las flores.

Por último, recuerda que pensar en la relación entre las formas del cuerpo y el tamaño y forma del ramo escogido será muy importante para conseguir que resulte más favorecedor.