Consejos para elegir las macetas
A menudo consideramos que tenemos pleno derecho a guiarnos por nuestro gusto para elegir las macetas en las que futuramente se desarrollarán nuestras plantas. Sin embargo, lo cierto es que a la hora de escoger estos recipientes hay que tener en cuenta muchas más otras cosas además del diseño exterior, pues cada tipo de planta tendrá unas necesidades distintas que pueden condicionar este aspecto.

Para empezar, el peso de la planta y de la maceta es una cuestión fundamental a la hora de escogerla; si por ejemplo la vas a colocar sobre una mesa o en la barandilla del balcón debes procurar que no sean demasiado pesadas para no dañar la superficie y facilitar una mayor movilidad a la hora de trasladarlas.

Cuando la planta que tienes intención de plantar es muy ligera deberás hacer todo lo contrario: Escoge macetas algo pesadas o coloca algunas piedras en la base (fondo) de las más ligeras para dar estabilidad y firmeza a la planta.

Si vas a colocar la planta en el suelo, escoge recipientes que dispongan de un plato o bandeja bajo la misma maceta para que el agua sobrante del riego no caiga directamente al suelo, ensuciándolo y convirtiéndolo también en un peligro.

Consejos para elegir las macetas
Las macetas de mucha profundidad solamente deben ser utilizadas para cultivar aquellas plantas que enraícen mucho. Si quieres aprovecharlas para el resto de ejemplares, coloca en el fondo algunos plásticos o similares para que la tierra no llegue a ras de suelo y lo manche.

Para los exteriores, los mejores materiales son los que aportan una mayor resistencia frente a las condiciones adversas como el hierro, la piedra, la terracota o la arcilla. No obstante, esta última tiene bastante facilidad para romperse y además tiende a rasgarse en invierno si se encuentra en espacios exteriores.