Consejos para escoger una regadera
Como sabes, uno de los aspectos fundamentales en el cuidado de una planta es el riego y, por tanto, hay que prestar mucha atención a la frecuencia, al tipo de agua y, por supuesto, al recipiente que utilizamos para regar las plantas. A pesar de que existen multitud de opciones, la regadera sigue siendo el instrumento preferido por los amantes de la jardinería.

Como puedes imaginar, en el mercado encontrarás regaderas con multitud de formas, tamaños y colores. Y es que, a la hora de escoger una regadera, tendrás que tener en cuenta el tamaño de las plantas que regarás o donde estarán situadas, entre otros factores.

La importancia de la regadera

Aunque muchos no lo crean, la elección de los accesorios que utilizas para cuidar de tus plantas influirá mucho en las características de tus ejemplares, cobrando una especial relevancia la regadera, que se encarga de darles agua regularmente. Pero no creas que este objeto solo cumplirá una labor funcional; también es muy común utilizarlo como elemento decorativo, tanto de interior como de exterior e, incluso, algunas de ellas poseen unas características determinadas para utilizarse como maceteros.

Consejos para escoger una regadera

Tamaño de la regadera

Dejando a un lado los factores estéticos, deberás prestar mucha atención al tamaño de la regadera. Así, para plantas pequeñas lo mejor es usar una con un depósito pequeño, mientras que para regar grandes superficies necesitaras de una regadera con un depósito grande para no tener que estar rellenando de agua una y otra vez.

Brazo y boca de la regadera

También hay que tener en cuenta el tipo de brazo de la regadera. Los largos permiten un mejor acceso a plantas de follaje abundante mientras que los verticales permiten llegar mejor a plantas que están colocadas en lugares altos. Por último, es importante prestar atención la boca, que tendrá que tener orificios finos para que el agua penetre uniformemente en la tierra.