Consejos para hacer un abono orgánico
Hace unos días te daba las características de los abonos orgánicos y hoy te daré los consejos para que puedas preparar uno y utilizarlo en tu jardín. Será un abono orgánico líquido y podrás regar tus plantas con él. Para poder prepararlo necesitas un bidón plástico de 20 litros, una manguera para suero, una botella plástica con tapón, nylon grueso y flexible y un precinto plástico. Cuando tengas todos los materiales sigue estos pasos para hacer el abono orgánico:

– Mete en el bidón una capa de 15 centímetros de estiércol, de paja o de hojarasca. Después añade una capa similar con restos de verduras y cáscaras de frutas. Otra parte igual debe tener papel de cocina y restos de comida. La última capa tendrá agua, preferiblemente de lluvia. Deja los últimos 3 centímetros y el cuello del bidón libres.

– Calienta un elemento punzante, un clavo por ejemplo, y perfora la base del cuello del bidón. El tamaño debe ser suficiente para que te quepa la manguera para el suero.

– Haz otra perforación igual a la anterior en la tapa de la botella plástica. Te sirve una de agua, por ejemplo.

– Coloca un trozo de nylon flexible y resistente sobre la boca del bidón y sujétalo bien con el precinto. La fermentación de la materia orgánica producirá gas metano y es muy importante que el tapón pueda soportar esa presión.

– Mete uno de los extremos de la manguera en la perforación del bidón y el otro en el de la botella, que servirá como vía de escape para el gas metano que se produzca.

– Pon el bidón en algún lugar del jardín y sacúdelo una vez por semana para que reaccione mucho mejor.

– A los 2 ó 3 meses, dependiendo del clima que haya en tu zona, la materia orgánica se habrá transformado en un líquido oscuro y sin olor que se llama biol.

– Cuando ya tengas el biol, diluye un litro en 10 litros de agua y riega tus plantas con él. Funcionará como un excelente abono orgánico.

Si tuvieras gallinas, hamsters o conejos, añade sus deposiciones en el preparado (tanto estiércol como orina).