Consejos para la fertilización de plantas
Para que las plantas crezcan sanas y vigorosas, es vital abonarlas cada cierto tiempo. Un ejemplar que disponga de todos los nutrientes necesarios tiene más posibilidades de resistir los ataques de parásitos y enfermedades. Además, conseguimos que su ciclo de vida sea mayor. No obstante, a menudo se consigue el efecto contrario al deseado debido principalmente a un exceso en las dosis recomendadas del producto, aportes demasiados frecuentes o la elección de un abono inadecuado. Estos problemas pueden ser la causa de quemaduras en el follaje e incluso detener su crecimiento antes de tiempo. Para evitar esta situación, es fundamental abonar la planta en el momento adecuado. La fertilización debe ser más intensa entre los meses de abril y mediados de agosto. Mientras que durante el invierno no es preciso esa tarea.

La frecuencia de los fertilizantes determina el tipo de producto que se debe utilizar en casa caso. Debido a la concentración de abono, los bastoncillos con fertilizante, los de tipo granulado o los líquidos no requieren el mismo número de aplicaciones. Puedes iniciar el proceso desde comienzos de abril hasta mediados de agosto, siendo el periodo más favorable para fertilizar una planta de interior.

Muchas veces es la propia planta la encargada de avisar a su responsable de la necesidad de adquirir nuevos nutrientes. Cuando veas que su crecimiento se ralentiza demasiado, existe una decoloración en el follaje o las flores adoptan un tono amarillento muy pálido, entonces será preciso abonar de inmediato para revitalizar la planta y que siga vigorosa.

Recuerda que los abonos líquidos se han de suministrar siempre sobre sustratos húmedos para evitar que las raíces absorban todas las sales minerales y el producto debe diluirse en agua para rebajar su concentración y para que no haya riesgo de quemaduras en la planta. Los de tipo granulado se extienden por todo el sustrato, pero es importante no superar las dosis recomendadas por el fabricante. Mientras que los bastoncillos de fertilizantes se plantan en postura vertical, procurando que queden todos ellos unos quince centímetros separados.

Por último, debes saber que para una correcta aplicación, los abonos foliares (los que se pulverizan sobre la planta), deben suministrarse también por debajo del follaje para que así pueda penetrar buen por los poros del vegetal. En todos los casos, verás los resultados en pocos días. La planta te lo agradecerá luciendo más hermosa.