Consejos para montar una jardinera
Las jardineras nos permiten hacer bellísimas combinaciones de plantas; precisamente por eso son muchas las personas que aprovechan los espacios más mínimos para poner alguna combinación que dé más vida a ventanas o balcones, por ejemplo.

Sin embargo, no podemos guiarnos sólo por el propio gusto para elegir la combinación que queremos en la jardinera, pues existen muchos factores que pueden afectar negativamente a que las plantas se desarrollen negativamente; es decir, hay ejemplares compatibles entre sí y otros no compatibles.

Para empezar, no debemos plantar en ellas ejemplares de rápido desarrollo o ninguno de aquellos que absorben todos los nutrientes y acaban por dejar sin fuente de nutrientes a las demás plantas. Lo más recomendable es encontrar plantas con las mismas características y necesidades fisiológicas para que puedan adaptarse a las mismas condiciones.

Cuando te hayas asegurado que las que quieres colocar son compatibles, debes elegir la jardinera, que tiene que tener un fondo mínimo de 15 centímetros, aunque cuanto más profundas permitirán un desarrollo mejor, por lo que será el espacio que puedas ocupar el que determinará la que escojas.

Cómprala también teniendo en cuenta que debe evitar tirar el agua sobrante hacia fuera cuando sea regada, por lo que tiene que tener un recipiente (o plato) debajo. Si quieres algo estéticamente agradable procura que vaya a conjunto; si esto no es importante para ti o si ya tenías la maceta sin receptáculo, pon simplemente uno que se adapte a la medida de la parte inferior de la jardinera, que ayudará también a que se mantenga la humedad.

Como generalmente se encuentran en el exterior, las jardineras debes estar bien protegidas de los fenómenos atmosféricos como las heladas, por ejemplo, por lo que debes hacerte con algún plástico o funda que pueda cubrir la totalidad de la superficie.