Consejos para no equivocarte a la hora de podar
En Jardín Plantas te hemos hablado de podar en un montón de ocasiones pero, ¿sabes realmente que significa? Podar es el proceso de recortar un árbol o arbusto con cuidado y correctamente para que, entre otras cosas, se incremente el rendimiento del fruto. Por su parte, en producción forestal se emplea para obtener fustes más rectos y con menos ramificaciones y en el arbolado urbano su utilidad es prevenir el riesgo de caída de ramas y controlar el tamaño de los árboles cuya ubicación no permite su desarrollo completo.

Pues bien, una vez aclarado este aspecto, queremos darte las claves para que no te equivoques a la hora de podar, ya que este proceso mal realizado puede llegar a causar la muerte de una planta o evitar la floración. ¿Preparado?

Consejos para no equivocarte a la hora de podar

Cuándo podar

En primer lugar, es recomendable no podar en primavera, ya que se interrumpiría la floración. Lo mejor es podar después de ésta, excepto las rosas, que deben ser podadas durante el invierno. Así, como regla general, la poda se debe realizar en la época de receso vegetativo de las plantas. Eso sí, si las temperaturas permanecen bajas, lo mejor es postergar la tarea, ya que el frío puede afectar los cortes recién hechos.

Por otro lado, es muy importante realizar la poda en tamaños graduales mientras van creciendo. No existe un tiempo establecido, la tarea deberá hacerse según la necesidad de la planta. Eso sí, para mejorar la producción, realiza la poda después de que las especies hayan florecido o fructificado

Tipos de poda

Además de la poda de producción, que deberá hacerse una vez al año, también están la poda de mantenimiento, que se efectúa solo para mantener la forma deseada en la plantas; y la poda de formación, que sirve para que el ejemplar mantenga una forma y una densidad adecuadas y, evitar así, un crecimiento desgarbado, un ramaje excesivamente frondoso y unas ramas desproporcionadas.