Consejos para proteger las macetas de barro del frío y las heladas
¡Qué frío que está haciendo estos días! ¿Verdad? A pesar de ser lo más normal durante esta época del año, no me acabo de acostumbrar a las bajas temperaturas y siempre sufro las consecuencias del frío: catarros, gripe, labios secos, manos agrietadas… En fin, que dan ganas de no salir de casa hasta que no llegue la primavera.

Pues bien, algo parecido le ocurre a tus plantas, que también sufren las consecuencias de las bajas temperaturas. Por eso, es importante que aumentes los cuidados durante el invierno, prestando especial atención a las macetas donde viven tus plantas. Hoy vamos a ayudarte a que tus plantas sobrevivan hasta la próxima estación protegiendo los tiestos de barro. ¿Preparado?

Consejos para proteger las macetas de barro del frío y las heladas

El rocío y las macetas reventadas

Cuando en invierno la temperatura roza los 0 grados, el rocío suele escarchar y, por eso, muchas veces nuestras plantas están heladas por las mañanas. Si esto ocurre día tras días, lo normal es que las macetas acaben reventando, ya que el agua que está en el sustrato se congela y aumenta el volumen, lo que provoca que los contenedores se rompan.

Reducción del riego y plástico protector

En cuanto al riego, lo mejor es reducirlo durante el invierno para conseguir que el sustrato esté más seco. Así, el volumen del sustrato no aumentará tanto al helarse. Además, te recomendamos que envuelvas las macetas de barro con un plástico protector con cápsulas de aire para que las heladas no sean tan intensas en los tiestos.

Lo mejor es que mantengas estas recomendaciones hasta que finalice la temporada de las heladas para mantener a las plantas protegidas del frío y de las heladas. Si sigues nuestros consejos, será muy difícil que los tiestos revienten.