Consejos para proteger tus muebles de madera del jardín
Si los muebles que tienes en tu jardín son muebles de madera es posible que tengas que cuidarlos durante todo el año porque la exposición de estos muebles al clima pueden causarles daños cuando se encuentran expuestos sin protección a los cambios climáticos. Los muebles de madera que no se cuidan tenderán a deformarse y a decolorarse, pero no te preocupes porque hay formas de evitar que esto ocurra.

Por lo tanto si tienes en tu jardín muebles de madera, o suelos de madera o cualquier superficie de este material tendrás que cuidarlos bien para mantenerlos siempre en buenas condiciones y cuando quieras disfrutar de tu jardín no te encuentres con sorpresas desagradables como que el material está dañado por tu descuido. Los muebles y elementos de madera necesitan protección continua contra el sol, el viento, la lluvia y los cambios de temperatura.

Por qué se deteriora la madera

La madera cuando se calienta al sol se expande y cuando se enfría se contrae. Estos cambios continuos que sufre la madera pueden tener efectos muy dañinos en el material cuando están expuestos sin protección ya que pueden deformar las piezas y además tenderá a absorber la humedad del exterior algo que sin duda, también estropeará este preciado material.

Si no proteges tus muebles de madera se deformarán, se agrietarán e incluso podrían salirles moho y llegar a descomponerse. ¿Vale la pena llegar a este punto sólo por no haberlos protegido debidamente?

Consejos para proteger tus muebles de madera del jardín

Cómo proteger los muebles de madera del jardín

En el mercado existen pinturas selladoras e incluso el barniz puede ser una buena solución para proteger la madera sellándola para protegerla de las adversidades del clima, además realzará la belleza natural de la madera con un acabado natural mientras nutre, sella y protege tus muebles.

Si decides barnizar (o aplicar cualquier otro producto que te hayan recomendado para proteger tus muebles de madera) antes de hacerlo tendrás que cerciorarte de que el material está sano, limpio y libre de cualquier imperfección antes de aplicar el producto. De esta manera estarás asegurando la durabilidad de tus muebles de jardín.

Otras formas de proteger tus muebles de madera de jardín cuando no los utilices en invierno es guardándolos en tu garaje o en tu cobertizo si tienes la posibilidad de hacerlo tapados con sábanas o lonas de tela, así cuando los saques en el momento que lleguen las buenas temperaturas podrás disfrutar de ellos y estarán como el día que los guardaste.