Consejos para regar con manguera
Como sabes, uno de los elementos básicos para la vida de las plantas es el agua. La cantidad de agua a proporcionar depende de varios factores (del tipo de planta, del suelo, de la estructura, de las condiciones ambientales…), pero uno de los principales es la estación del año donde nos encontramos. En este sentido, en primavera se debe volver a regar suavemente las plantas, aunque de manera comedida para no encharcar.

Para regar puedes utilizar diferentes herramientas como, por ejemplo, la manguera, una de las herramientas más útiles en el mantenimiento de un jardín, ya que te permite regar los rincones más escondidos, proporcionando a las plantas todo el agua que necesitan. Pero a pesar de lo que pueda parecer, el riego con manguera no consiste en abrir el agua y mojar las plantas, es necesario seguir una serie de consejos que vamos a darte a continuación.

Presión baja

Si quieres que tu jardín reciba la cantidad correcta de irrigación, en primer lugar deberás estirar la manguera para hacer llegar el agua directamente a las plantas. También debes saber que estas herramientas funcionan mejor cuando trabajan en presión baja, así que posiblemente deberás hacerte con un regulador de presión o reductor de flujo de agua.

Consejos para regar con manguera

Cuidados

Por otro lado, deberás vigilar que la manguera no se doble mientras riegas, ya que impedirás que el agua salga correctamente y podrías dañar la goma. Además, deberás tener cuidado al caminar con la manguera por el jardín para no dañar o romper las plantas por el camino.

Después de regar tendrás que asegurarte de que la tarea ha sido realizada correctamente. ¿Cómo? Puedes averiguarlo removiendo la tierra cerca de las plantas. Si el agua ha penetrado por unos 30 centímetros, habrás regado correctamente.

Aunque regar con manguera puede llegar a ser gratificante, lo cierto es que requiere de mucho tiempo y paciencia. Si dispones de estos dos elementos, no dudes en usar este método.