Consejos para regar el jardín y ahorrar agua
Es muy importante tener bien regado el jardín sobre todo cuando las altas temperaturas y el calor acechan, si durante el año tienes que tener tu jardín, plantas y flores bien cuidadas cuando llega el buen tiempo aún se vuelve más importante y sobre todo deberás tenerlas bien regadas. A veces por el calor se suele regar más de la cuenta con bastante cantidad de agua pensando que es necesario cuando realmente no es así.

El agua es un bien necesario para todo ser vivo, tus plantas y al igual que tu la necesitan para sobrevivir pero no es necesario que te pases en el agua para que éstas sobrevivan, es más, excederse en el agua puede ser contraproducente. Por este motivo te daré algunos consejos para regar tu jardín ahorrando agua. Recuerda que el agua es el tesoro de nuestro planeta y no hay que desperdiciarla o utilizar de más.

Sin regar de más

Tu jardín sólo tendrá que recibir agua cuando lo necesite no cuando pienses que es más adecuado. Regar en exceso es muy perjudicial puesto que puede causar enfermedades como por ejemplo los hongos. Fíjate en cómo es tu jardín y en las necesidades que tiene y después de saberlo, riega únicamente cuando lo necesite.

¿Cuándo necesita agua?

Si bien es cierto que las características de tu jardín son importantes para saber cuándo regarlo también puedes fijarte en su aspecto.

Por ejemplo, el césped necesitará agua urgentemente cuando su color empiece a cambiar y tenga un aspecto grisáceo o cuando al pisarlo sus hojas no vuelvan a su posición original.

Horario de riego

Sin duda el horario de riego es importante porque es mejor hacerlo por la mañana muy temprano (sobre todo en verano) porque el ambiente es mucho más fresco. Es muy importante que el agua que emplees nunca esté caliente.

Consejos para regar el jardín y ahorrar agua

Buen riego

Debes regar en la parte de las raíces porque es donde las plantas absorben el agua y tú no desperdicias este bien. Si la raíz de tus plantas es profunda necesitará más agua, pero si son cortas no es necesario que le proporciones mucha.

Una manera de ahorrar agua en el riego de tu jardín es utilizar aspersores porque les darás a la planta agua poco a poco y tendrá la que necesita sin pasarte.