Consejos para secar las flores
Las flores secas pueden ser muy bonitas si están en buen estado y, sobre todo, si se han secado correctamente. Puedes comprarlas así o puedes hacerlo tú de una manera muy sencilla y siguiendo estos consejos para secar las flores:

– En primer lugar, átalas en ramilletes de unas 5 a 10 flores y colócalas escalonadamente, es decir, que unas estén más altas que las otras, pero nunca dos a la misma altura.

– Cuelga los ramilletes boca abajo. Puedes hacerlo en muchos sitios, como una viga, una pared, una percha, una celosía o del techo. Lo que sí es importante es que sea un sitio oscuro que esté bien ventilado.

– El tiempo que tardan en secarse suele ser aproximadamente de tres semanas.

– Dependiendo del tipo de flor se pierde más o menos su forma, puede arrugarse un poco y hay algunas que también se oscurecen.

– En invierno es muy probable que el ambiente esté demasiado húmedo como para poder secarlas al natural, así que lo mejor si esto sucede es colocarlas encima de la calefacción, meterlas en un microondas o prensarlas con un libro o similar.

– Las setas, helechos, cereales y musgos retienen mucho más color y forma si se secan estando extendidos en una superficie que sea plana y horizontal y que sea sobre papel, cartón o madera. Es mucho mejor que secarlas colgadas.

– Las rosas o las peonías, y en concreto todas aquellas que tienen flores grandes, en lugar de ponerlas boca abajo es mucho mejor ponerlas a secar metidas dentro de un florero, un jarrón o algo similar.

A mí me encanta hacer flores secas cada vez que tengo por casa, y si no sabes en qué utilizarlas después puedes incluso ponerlas como adorno en el papel si haces un regalo o utilizar sus hojas para decorar una bandeja o similar. Todo es cuestión de echarle imaginación.