Consejos para trasplantar enredaderas
Las enredaderas son una opción fantástica si lo que quieres es cubrir un muro con plantas o decorar una pérgola, valla o similar. En otras ocasiones ya te hemos hablado de su cultivo y mantenimiento, así que hoy me gustaría centrarme en lo que debes hacer para poder trasplantarlas de forma eficiente. Partiendo de la base de que ya sabrás que trasplantar es extraer una planta de un lugar para plantarla en otro, aquí te dejo unos cuantos consejos para que sepas cómo hacerlo con una enredadera:

– Las enredaderas o trepadoras de tamaño medio o grande tienen un poco de complicación a la hora de realizar el trasplante, lo que supone que en la mayoría de los casos no se hace. Se suele descartar su trasplante ya que al estar pegada a un muro o pérgola es muy difícil poder separarla toda sin que se parta, además de que tendrías que podar todas sus ramas para poder hacerlo y no merecería la pena ya que te quedarías prácticamente con una planta pelada.

– Hay especies que tienen más facilidades a la hora de ser trasplantadas ya que otras no son capaces de superar el hecho de que se le rompan la mayor parte de sus raíces. De todas formas, todas las plantas sufren un pequeño trauma cuando las trasplantas ya que pierden parte de sus raíces, así que siempre necesitan un tiempo para poder recuperarse.

– El trasplante de la enredadera debes hacerlo cuando la planta esté en época de descanso, lo que siempre es invierno. Nunca lo hagas cuando está en la fase de crecimiento ni en primavera o verano ya que la dejarías sin raíces en el momento en el que las flores y hojas más las necesitan. El otoño también puede ser una época buena aunque no en zonas en donde son cálidos y las plantas siguen creciendo. Evita los momentos invernales en los que hay heladas y mucho frío para que las raíces no sufran demasiado.

– A la hora de hacer el trasplante, asegúrate de que la tierra está un poco húmeda antes de excavarla y haz una poda importante para reducir la longitud de las ramas y que su traslado sea más sencillo.

– Si la enredadera es pequeña envuelve el cepellón con un plástico duro o una lona y átalo fuere para que no se rompa ni se desmorone. Si es de tamaño grande tendrías que envolverlo con una tela metálica y luego aplicarle escayola para asegurarte de que se mantiene en buenas condiciones.

– Cuando lo hayas trasladado a su nueva ubicación debes plantarlo haciendo un bueno hoyo y mezclando la tierra con abono orgánico. Riégalo para que pueda empezar la fase de brote y procura que nunca se quede seco ya que sus raíces están débiles a causa del trasplante y necesitan mucha agua para volver a desarrollarse.