Consejos para trasplantar palmeras según su tamaño
Las palmeras son una excelente opción decorativa tanto para tu jardín como para el interior del hogar, y es que hay muchísimas especies para que elijas la que más se adapte a tus necesidades, no solo por belleza sino también por las características ambientales o tamaño de los ejemplares. Su cuidado es muy importante y de eso ya te hemos hablado en otras ocasiones, así que hoy me gustaría centrarme en el trasplante de las palmeras y en cómo debe hacerse.

Trasplantar una palmera no es otra cosa que sacarla de la tierra para volver a plantarla en otro lugar, algo que suele darse por diferentes circunstancias como que la maceta o el lugar en el que esté plantada se le ha quedado pequeño o que el terreno ya no es válido para que esté allí y hay que ponerla en otro sitio. Toma nota y así sabrás cómo trasplantar una palmera según su tamaño:

– En primer lugar, decirte que la época más adecuada para hacerlo es durante la primavera o el verano ya que es necesario que haya temperaturas cálidas para que se favorezca la emisión abundante de raíces.

– Si tienes una palmera pequeña debes saber que su trasplante es como el de cualquier otro arbusto y que podrás hacerlo sin ayuda. Riega el día anterior para que la tierra esté húmeda y no se te desmorone al sacarla y ata también las palmas para poder trabajar con mayor comodidad. Cava una zanja alrededor de la palmera para poder dejar el cepellón suelto y sacarlo con comodidad, y cuando lo tengas envuélvelo en un plástico duro para poder extraer y mover toda la palmera sin que el cepellón sufra daños. Plántala lo antes posible en su nueva ubicación.

– Si tienes una palmera mediana o grande necesitas otros medios que si es pequeña ya que es una operación más complicada, necesitando además un camión grúa o una pala mecánica para poder levantarla en peso y moverla hacia su nueva ubicación. Lo normal es contratar a una empresa de jardinería cuando la palmera es de estos tamaños ya que sabrán hacerlo de forma segura y de forma más eficiente de lo que, probablemente, lo haríamos cualquiera de nosotros.