consejos-trasplantar-1

Tras el descanso invernal y cuando las plantas inician su desarrollo es el momento idóneo para realizar trasplantes. En inviernos las raíces no pueden penetrar en el suelo helado, que se vuelve húmedo y pastoso durante el deshielo, causando el deterioro radicular. Si no tenemos claro cuándo hacerlo hay que observar la parte inferior de la maceta: si la raíces asoman por los agujeros hay que actuar cuanto antes.

consejos-trasplantar-2

Todas las plantas responden bien al cambio de emplazamiento. Tan solo hay que seleccionar el lugar apropiado y recortar, si es en la pradera, un trozo de césped del tamaño del macizo. Las plantas aromáticas y las hierbas culinarias requieren buena tierra de jardín, arena y mantillo o turba a partes iguales con algo de fertilizante. Sin embargo, para estas especies, un aporte excesivo de abono puede producir un crecimiento desordenado y una reducción notable del aroma. Las rosas prosperan a la perfección con una tierra vegetal mantillada, aunque no tienen problemas para crecer bien en cualquier terreno bien drenado, salvo los demasiado calizos, a los que se debe incorporar estiércol descompuesto o un abono equilibrado.

consejos-trasplantar-3

El frío tardío resulta peligroso. Aunque el invierno muestre su mejor cara, no hay que exponer nuestros ejemplares trasplantados situándolos demasiado pronto en los arriates o los bancales. Las heladas tardías causan daños importantes en arbustos de flor, en las parras, árboles frutales, fresas y patatas ( entre otras), cuyos tejidos jóvenes se congelan y mueren. Durante el periodo crítico de frío intenso conservaremos el suelo desnudo y compacto, eliminando la vegetación espontánea y extendiendo estiércol para proteger la fauna y flora microbiana.

consejos-trasplantar-4

Las plantas de interior tienen varias formas para mostrarnos que necesitan una maceta de dimensiones superiores: mostrar sus raíces fuera del tiesto, presentar carencias o tener un sustrato viejo, descolorido y purulento. En estos caso hay que pasar a un recipiente con más capacidad. Humedecemos la planta el día anterior para mejorar la unión del cepellón al nuevo sustrato y cuidamos de que el nuevo contenedor tenga un buen drenaje.

consejos-trasplantar-5

El riego depende del nuevo emplazamiento. Como el crecimiento no es desmesurado inicialmente, regaremos lo justo para no provocar pudriciones. Si usamos macetas de plástico una ligera aportación de agua será suficiente para solapar una y otra tierra. En las de barro hay que efectuar riegos más copiosos.