Consejos para podar un ficus
En algunas ocasiones os hemos hablado de los diversos cuidados que tienen los ficus, que son plantas que tienen una apariencia similar a la de un árbol pequeño. Se pueden encontrar en las zonas tropicales y subtropicales de Europa, Áfrcia, Asia y el Pacífico, aunque con las condiciones ambientales adecuadas se puede cultivar en cualquier lugar del mundo sin ningún problema.

Sus cuidados son muy importantes, al igual que los de cualquier otra planta, y entre ellos destaca la poda, que ya sea por motivos estéticos o de salud, es indispensable que la realices de vez en cuando. Tanto en interiores como en exteriores, debes prestarle mucha atención a la poda, especialmente si no quieres que supere un tamaño determinado o que invada una zona en concreto.

Tipo de poda

Consejos para podar un ficus
Una de las cosas sobre la poda de ficus que debes saber es que las diferencias de tamaño y porte marcarán el tipo de poda que realizarás, la cual siempre tendrá dos objetivos principales: darle forma o eliminar partes viejas o estropeadas. A la hora de podar cualquier planta o árbol, evitar un crecimiento excesivo es siempre lo más importante, además de mejorar la forma para que tenga la que deseas.

Cuándo podarlo

La mejor época del año para podar el ficus es la primavera, ya que es cuando comienza o se reactiva su crecimiento, con lo que será más fácil poder corregirlo. El resto del año irás podando según creas necesario, cortando los tallos que veas que ya son demasiado largos o que exceden la medida que te interesa que tengan. También conviene realizar un despunte en cualquier momento del año, siempre y cuando sea necesario, que no es recomendable “podar por podar”.