Consejos si tienes grava en el jardín
Los jardines no solo son de césped o tierra, en muchos se pone también grava, especialmente si haces algún caminito para ir hacia la casa o cualquier otra zona. Si tienes un jardín de grava o quieres ponerla en el que ya tienes, te doy unos consejos para que sepas cómo cuidarlo y mantenerlo:

– Si vas a plantar y lo haces desde cepellón, haz un agujero que sea un poquito más grande y coloca la planta de modo que la parte superior de la raíz quede al mismo nivel que la superficie. Deja sitio para rellenar por los costados. Puedes rellenar esos espacios con alguna mezcla que sea rica en nutrientes, para ello presiona bien fuerte con los dedos. Coloca después la grava al nivel de la planta para evitar que se hagan pequeños pozos con el agua.

– Para regar cualquier planta que esté en una zona de grava hazlo las veces que sean necesarias hasta que veas que ya ha comenzado a crecer.

– La zona de la grava debes rastrillarla con frecuencia para que se mueva bien tanto la grava como los guijarros. Además, es la forma perfecta para movilizar y ventilar bien todo el suelo.

– Asegúrate de limpiar bien con asiduidad tanto los residuos que pudieran aparecer como las hojas que se puedan caer de las plantas o árboles para evitar que se descompongan y se queden en pedacitos casi impercibibles. Para despejarlas puedes utilizar un soplador de hojas, los hay con muy buena potencia para ello y las tendrás controladas en todo momento.

– Procura que la zona donde vayas a poner la gravilla esté totalmente deshierbada. Es un efecto muy desagradable ver que la hierba comienza a crecer entre la grava.

Un jardín de grava te puede quedar muy bonito si sabes cuidarlo y combinarlo con plantas y elementos decorativos, dándole a ese espacio tan bonito un toque muy especial.