Consejos para que tus semillas no se deterioren
Si te gusta la jardinería sabrás lo importante que es que te duren las semillas. La conservación de las semillas es tan antiguo como lo es la jardinería. Hubo un tiempo en el que los jardineros consideraban que las semillas de sus plantas favoritas eran tesoros que valía la pena ahorrar. Las semillas y las plántulas son relativamente baratas y hay nuevas plantas cada año, entonces, ¿por qué era tan importante proteger las semillas?

La razón de fondo para guardar las semillas es porque podrás tener la planta que más te gusta y crecerá de nuevo. Podría ser cualquier planta; una campanilla, un tomate, pepinos, calabazas, lavanda… Nunca está de más tener semillas para plantar siempre que lo desees. Las tiendas pueden pasar a nuevas variedades y que las plantas que te gustan dejen de venderlas, guardar tus semillas es la única garantía.

¿Las semillas se pueden guardar?

Las semillas que sabes que volverán a crecer siempre valdrá la pena salvar. Las semillas que son hibridas se convertirán en una variedad de planta con características similares a sus plantas pasadas. Las plantas, casi todas las plantas que venden así como sus semillas, son híbridos.

La hibridación puede crear una planta con características deseables y que te proporcione algo de estabilidad en tu jardinería. Las plantas que son polinizadas por insectos o por el viento puede hacer que se las plantas se crucen unas con otras, pero no se sabe si crecerán con unas características en concreto. Para guardar las semillas de esas plantas se requiere un cuidado extra.

Consejos para que tus semillas no se deterioren
Las semillas de las hortalizas son más fáciles de guardar y de conseguir, además son muy prácticas porque puedes conseguir tener tu propio huerto cada año y si hay alguna variedad de semilla que te gusta y la guardas pero al año siguiente no la encuentras, ya la tendrás a punto para poder plantarla cuando quieras.

Qué debes saber para guardar las semillas

Para guardar las semillas tendrás que separarlas físicamente entre las diferentes especies entre sí. Esto lo puedes logar mediante la siguiente manera: Plantando una sola variedad -de una especie-, plantar diferentes variedades de especies pero a una distancia prudencial entre unas y otras, plantar semillas que florecen en diferentes mometos, el uso de una barrera física.

Consejos para que tus semillas no se deterioren
Es mejor que siempre escojas plantas de calidad, flores, frutas y verduras y así guardar sus semillas. Escoge semillas de plantas que sean resistentes a enfermedades, que tengan gran sabor y que sean productivas. Para recoger las semillas de tu propio jardín puedes colocar pequeñas bolsas en las cabezas de las semillas cuando están a punto de soltarlas y antes de que se sequen, almacénalas en una bolsa de papel.

También, cuando la verdura está madura -como los tomates, las calabazas, los pimientos, las berenjenas…-, deberás fijarte cuando las semillas están listas para que las recojas. Entonces podrás recogerlas y secarlas para guardarlas. Si no sabes hacerlo con las plantas o las hortalizas que ya tienes en casa, acude a tu vivero para que te expliquen cómo hacerlo exactamente.

Consejos para que tus semillas no se deterioren
Para almacenar las semillas deberán estar completamente secas porque sino se pudrirán. Tendrás que eliminar la mayor cantidad de residuos posible, almacenar sobre un papel y marcar la variedad de la semilla y el año. Mete las semillas en un sobre y el sobre en un recipiente hermético -como un frasco de conservas-. Por último tendrás que conservarlo en un lugar fresco, oscuro y seco. Al año siguiente las podrás utilizar y crecerán bien y con buena calidad porque las habrás conservado correctamente. ¿Ya sabes cuáles son tus semillas preferidas y cómo las tienes que guardar para que no se deterioren?