Consejos para usar plaguicidas
A la hora de cuidar una planta, las plagas y las enfermedades se convierten en los principales problemas a los que debemos enfrentarnos. Para solucionarlo, se debe aplicar un plaguicida, tanto en las partes poco afectadas como en las que permanecen sanas.

El tipo de plaguicida y la frecuencia de su empleo dependerán de la especie de la planta y de la clase de ataque que haya sufrido. Eso sí, es importante utilizar los plaguicidas solo cuando es necesario y sin aplicar dosis excesivas. Además, se deben tener en cuenta las siguientes recomendaciones.

Sustancias venenosas

Aunque aplicar plaguicidas sea una actividad común en jardinería, no hay que olvidarse que se trata de sustancias venenosas y que entrañan un riesgo para las personas y para el entorno. Por ello, es importante leer con atención las instrucciones del producto y utilizar el equipo de protección adecuado que se indica en la etiqueta. Por supuesto, es imprescindible respetar las dosis indicadas y no comer, beber ni fumar durante la preparación y aplicación del producto.

Consejos para usar plaguicidas

Condiciones climáticas

Por otro lado, es esencial tener en cuenta las condiciones climáticas en el momento de utilizar el producto. Es aconsejable no aplicar los plaguicidas en momentos de altas temperaturas, mucho viento o lluvia.

Cuidar el medioambiente

Para cuidar el medioambiente, es necesario no verter los sobrantes por las fuentes de agua o alcantarillas. También es importante respetar los plazos de seguridad, es decir, el tiempo que debe pasar entre la aplicación de un plaguicida sobre un ejemplar y el momento en que se puede comer su fruto.

Fuera del alcance de los niños

Por último, debes mantener los productos lejos del alcance de los niños y animales domésticos, en lugares seguros y ventilados. Además, debes seguir las instrucciones a la hora de eliminar los envases vacíos.