Controlar y eliminar las malas hierbas bajo los árboles
Las malas hierbas son una “pesadilla” que hay que evitar a toda costa, y si no al menos atacarla en cuanto aparece para tenerla bajo control. En el jardín siempre hay cuidados básicos que hay que seguir a rajatabla para que el mantenimiento sea correcto, como el riego o la limpieza, y el control de las malas hierbas es también imprescindible para poder tener un jardín saludable.

Hoy me gustaría escribir sobre las malas hierbas que nacen bajo los árboles y que sin duda pueden darle un aspecto muy feo a todo el ambiente. Para eliminarlas hay 3 métodos: a mano (con las manos o una azada), de forma mecánica (con una desbrozadora) o de forma química (utilizando herbicidas). El método que utilices para eliminarlas dependerá del tipo de hierba que sea, así que toma nota de los principales tipos para saber cómo acabar con ellas:

– Hierbas anuales: viven solo durante unos meses y mueren después de soltar semillas. El 80% de las malas hierbas son de este tipo y puedes eliminarlas con cualquier método aunque lo mejor es intentar hacerlo primero a mano o con la desbrozadora de hilo. En cuanto a los herbicidas, puedes utilizar aquellos que las queman al caerles encima o utilizar herbicidas residuales, que se aplican en el suelo y forman una película que cuando toca las hierbas éstas se mueren.

– Hierbas perennes: pueden vivir muchos años y gracias a rizomas, estolones o bulbillos rebrotan y sobreviven año tras año. Son más problemáticas que las anuales y debes tener en cuenta que si las quitas a mano se quedarán muchos trozos y volverán a salir. Tanto quitándolas a mano como con la desbrozadora no matas la planta, así que lo mejor es utilizar herbicidas, aunque tampoco abuses de ellos ya que pueden ser contaminantes.