Cosas importantes que debes saber sobre el cultivo de la menta
La menta es una de las hierbas más fáciles y más populares para crecer. Las plantas de la familia de la menta son muy vivaces y a todo el mundo le gusta gracias a su suave y agradable aroma. Además también suelen tener un crecimiento muy vigoroso por lo que son plantas muy agradecidas y siempre tendrás a tu disposición si te decides cultivarlas en tu hogar.

Es una hierba culinaria muy sabrosa y lo mejor, es que es una planta que no necesita muchos cuidado por lo que aunque seas una persona despistada seguramente esta hierba te será fácil de cultivar. Sólo tendrá que escoger un lugar donde no te importe que crezca de forma desenfrenada o quizá, escoger una maceta o un recipiente para controlar su crecimiento.

Aspectos básicos de la menta

La menta requiere que tengas en cuenta que crecen mucho hacia arriba y que su propagación es rápida si no coges sus hojas. Las espigas de flores blancas o rosáceas son muy bonitas pero duran muy poco tiempo. Sin embargo, lo bueno que tienen la hojas de menta en su cultivo es que no atraen abejas, pero tampoco mariposas ni pájaros.

Cosas importantes que debes saber sobre el cultivo de la menta
Es mejor que si quieres plantas una planta de menta lo hagas ya con una planta crecida, si la plantas directamente desde la semilla es posible que tengas mayor dificultad. La planta de la menta es fácil de identificar por su estupendo olor.

El tamaño y la cosecha

El tamaño de la manta madura dependerá de la frecuencia con la que se cortan sus tallos, pero por lo general sus plantas pueden llegar hasta unos 45 cm de altura y de ancho pueden llegar con sus hojas incluso hasta 60 cm. Pero no debes preocuparte de si es mucho lo que crece, porque si la vas cortando tendrás el crecimiento controlado.

Cosas importantes que debes saber sobre el cultivo de la menta
En cuanto a la cosecha, puedes iniciar el cultivo cuando la planta tiene tiene bastantes tallos con unos 5 cm de largo (suele tardar unos dos meses desde que se planta la semilla). Es necesario que compres las plantas ya crecidas para asegurarte de que crecen bien.

Consejos para su cultivo

La menta es una de las pocas hierbas culinarias que crece bien en zonas de sombra a pesar de que si la plantas en zonas de sol y la mantienes bien regada, no tendrá tampoco problemas de crecimiento. Puedes plantarlas en el suelo o en macetas y trasplantarlas no es algo demasiado complicado.

Aunque es mejor tenerlas ya crecidas, si lo deseas puedes plantarlas desde las semillas esperando unas 10 semanas desde la última helada del invierno para poder iniciar su cultivo. Lo ideal es plantarlas a finales de la primavera. Deberás mantener el suelo húmedo hasta que veas que empieza a germinar (tarda unos 10 o 15 días en hacerlo). Después de que la plantas hayan crecido, tendrán un buen tamaño pasados los dos meses desde que empezó a germinar.

Cosas importantes que debes saber sobre el cultivo de la menta
El suelo que prefiere la planta de la menta es un suelo rico y húmedo y que tenga un pH ligeramente ácido. Si el suelo e demasiado fino, lo mejor es que apliques un poco de materia orgánica y que también uses un fertilizante orgánico a mitad de temporada. Hay tres claves a tener en cuenta en el crecimiento de la menta:

– Mantener el crecimiento bajo control

– Que tenga un suelo húmedo y rico en nutrientes

– Podar las plantas para mantenerlas sanas

Estos son los secretos más importantes que deberás tener en cuenta para que tus plantas de menta crezcan sanas y que disfrutes de su aroma en cualquier rincón de tu hogar o en tu jardín.¡Te encantará!