Crecimiento rápido de plantas
Somos muchos los que queremos lucir una planta en nuestro hogar o en el jardín tan pronto como sea posible, por lo que a menudo no nos importa aplicar en estos casos esa frase de que ‘el fin justifica los medios’.

Esto correspondería en nuestro contexto a lo que se conoce como ‘forzar’ el crecimiento de las plantas, que no es otra cosa que obligarlas a desarrollarse antes de tiempo para que florezcan o den sus frutos en una época que no les corresponde.

Tranquilo, que a pesar de lo mal que suena no estamos haciendo daño a la planta cuando la forzamos, pues lo único que hacemos es modificar su proceso de desarrollo promoviendo de forma artificial las condiciones idóneas para que esto ocurra.

Existen muchas técnicas de forzado de plantas y también miles de especies que consienten este cambio artificial, no sólo plantas caseras y ornamentales sino también aquellas de consumo habitual. ¿Por qué creías que podías comprar cerezas en invierno o mandarinas en verano?

Aún así, lo que posiblemente nos interese a nivel individual sean las plantas del hogar: las bulbosas y algunas de las cactáceas admiten bastante bien estas técnicas.

Para hacerlo deberás modificar las condiciones de temperatura, humedad y luz bajo las que se desarrolla la planta, aunque por supuesto cada una deberá adaptarse a sus condiciones idóneas y por tanto no existe un único parámetro para llevar a cabo este proceso.

Eso sí, debes controlar muy bien el tipo de planta a la que sometes, pues es esencial que contenga órganos florales en su interior bien desarrollados o bien que sean capaces de florecer con sólo modificar las condiciones ambientales anteriormente mencionadas.

Las plantas bulbosas, por ejemplo, admiten perfectamente este proceso siempre y cuando se siga su ciclo de desarrollo y se les aporte el periodo de frío que precisan para crecer.