Cuidado de las orquídeas
La orquídea es una de las plantas más comunes en los hogares, ya que son muy vistosas. Sin embargo, requieren de un cuidado concreto que queremos que conozcas. Las orquídeas llegan a su máximo punto de elegancia cuando tienen una floración blanca, con flores carnosas, grandes y sus hojas de un color verde intenso. Además de las orquídeas tradicionales, podrás encontrar diferentes variedades. Una de las más peculiares es la orquídea enana, que tiene un tamaño mucho más pequeño.

Si tienes orquídeas en tu jardín o estás pensando en cultivarlas y quieres que desprenda la mayor elegancia posible, puedes conseguirlo logrando que la planta tenga forma de cascada. Para ello tendrás que ir arqueando los tallos de la flor a medida que vaya creciendo.

Cuidado de las orquídeas
En cuanto a los cuidados, lo más importante es que las orquídeas tengan mucha luz. Sin embargo, no deberá darles el sol directo a través de la ventana, ya que se produciría un efecto lupa que le causaría daños a la hoja. Deberás regarlas una vez a la semana y, cada quince días, tendrás que incorporarle un abono específico para orquídeas. Así, conseguirás que tengan suficientes nutrientes para seguir creciendo y tener hojas de gran tamaño sin necesidad de trasplantarlas. También tendrás que quitar todo el excedente de agua para evitar el encharcamiento.

Es posible que al cabo de unos años las orquídeas necesiten un trasplante. Si le ocurre a tus plantas, tendrás que tener en cuenta que el sustrato que necesitará la orquídea deberá ser específico, ya que sus raíces son muy gruesas y crecen en un sustrato muy fino a base de corteza de pino. Además, el recipiente deberá ser transparente para que las raíces puedan hacer la fotosíntesis.