Cuidados de la campánula
La campánula es una planta preciosa que tiene su origen en el norte de Italia y unas flores muy características con forma de campana, de ahí su nombre. Se conoce también por el nombre de Rapunzel ya que, al igual que la joven del cuento, sus verdes tallos también crecen muy rápido y de forma abundante, pudiendo trepar por cualquier superficie y formando una estampa única y muy original.

Es una planta que crece muy rápidamente y que apenas necesita energía para ello, dejando un ambiente muy alegre y colorido a su paso, con lo que es ideal para cualquier momento del año. Es importante que la pongas en una maceta grande para que pueda crecer sin problemas ya que sin apenas darte cuenta ya será una planta de gran tamaño. Sus cuidados son muy sencillos y no te costará mucho trabajo llevarlos a cabo.

Cuidados básicos

– Riego: según la época del año regarás más o menos, teniendo en cuenta que la tierra debe estar siempre algo húmeda pero sin que se encharque.

– Iluminación: necesita luz natural para poder desarrollarse, y le bastará con recibir algo de sol todas las mañanas así que si la tienes en un espacio interior que sea cerca de una ventana.

– Ubicación: puede ir tanto en exterior como en interior, teniendo mucho cuidado con el exceso de sol en el caso de que esté en el exterior.

Cuidados de la campánula
– Temperaturas: no le van nada bien las extremas, ni por arriba ni por abajo.

– Poda: retira las flores viejas según las veas para que puedan comenzar a salir las nuevas. También puedes hacer una poda de formación para que la planta vaya creciendo hacia donde te interese.

– Plagas y enfermedades: es una planta muy resistente a ambas cosas, y si no te despistas en sus cuidados no tendrás ningún problema en este sentido.