Cuidados de jardinería en plantas de interior
Toma nota de estos sencillos consejos de jardinería para que tus plantas de interior luzcan mejor en sus macetas. Lo primero a tener en cuenta es la luz. Cuando compres el ejemplar, pregunta qué tipo de luz es la más recomendable para su fotosíntesis. Las plantas de interior que necesiten luz directa del sol habrá que colocarlas cerca de las ventanas, ya que en caso contrario hará que se debiliten los tallos, se amarilleen las hojas y se acaben cayendo. Otras especies son más de sombra, por lo que tendremos que tener cuidado en no dejarlas nunca a pleno sol, o por lo menos que los rayos no lleguen a sus hojas.

La temperatura es otra variable que deberemos tener en cuenta. Si decides sembrar, hazlo cuando el clima esté entre los 16 y 25 ºC. Recuerda que tener las flores en verano, deberás sembrar en invierno o primavera, dependiendo de las semanas de germinación de las semillas elegidas. En el caso de que decidas plantar por esquejes (división de plantas), la temperatura ideal está entre los 18 y 26ºC. No olvides que cuando llega la floración, la planta exige temperaturas más elevadas. En ese caso, la falta de calor podría retrasar el crecimiento de la misma.

Por otro lado, la falta de humedad en el aire es una de las mayores causas por las que las plantas de interior mueren. Pare evitar que esto suceda, basta con pulverizar las hojas periódicamente, así conseguirás disminuir la evaporización del agua y mejorarás las condiciones de humedad del entorno. Para ello, es importante saber que las flores no deben ser pulverizadas, solamente las hojas, el tallo y el sustrato.

En cuanto al riego, debes saber que en otoño y en invierno no necesario regar mucho porque con las lluvias, el ambiente es más fresco y las plantas no pierden tanta agua. Cuando la planta es adulta, lo que se debe hacer es regarla abundantemente con largos intervalos de tiempo entre un riego y otro. Cuando la planta es más joven regarás en menor cantidad pero a intervalos más cortos.

Finalmente, la fertilización de la especie, de la edad, la estación del año y de la fase de evolución (crecimiento y madurez). Dependiendo de cada variable se tendrán diferentes necesidades de fertilizantes, recuerda que estos productos son el alimento que hará que la planta se desarrolle adecuadamente y que su floración sea alegre. Sin embargo, ten en cuenta que una excesiva fertilización es perjudicial, pues quema las raíces.