Cuidados de la alamanda
La alamanda es una planta trepadora que tiene unas preciosas flores amarillas en forma de trompeta y de hoja perenne. También se le suele llamar trompeta de oro o trompeta amarilla. Es una opción excelente para decorar con plantas ya que puede llegar a florecer todo el año, aunque cuando más bonita se pone es desde mediados de verano hasta que llega el otoño. Es una planta que no es muy famosa ni se encuentra en muchos hogares, así que es perfecta ya que resulta mucho más original. Toma nota de los cuidados de la alamanda para poder tenerla siempre en buen estado:

– Luz: necesita una zona de semisombra, es decir, una zona en la que pueda disfrutar de unas horas de sol al día pero que después esté protegido gracias a la sombra. Los rayos del sol de forma directa no son buenos y mucho menos si son durante mucho tiempo.

– Temperatura: en climas que son cálidos puede permanecer en el exterior durante todo el año, aunque en invierno debe estar en una temperatura de entre 15-18ºC. No soportan las heladas y llevan bastante bien el calor aunque sin ser extremo durante mucho tiempo.

– Humedad: requiere humedad ambiental constante, así que en los días más calurosos pulverízala para que no se seque.

– Riego: durante el verano será necesario regarla dos veces por semana, mientras que el resto del año será suficiente con uno y a veces ni eso. Vigila que no se seque ni se encharque y riega cuando sea necesario. Es muy importante que haya un buen drenaje.

– Abono: debes aplicarlo cada 15 días durante la primavera y el verano. Ha de tener una buena cantidad de nutrientes y si ves que las hojas amarillean es porque no tiene los suficientes.

– Poda: podando los tallos al finalizar el año conseguirás estimular la floración cuando llegue la primavera. Haz también una poda anual de ramas secas, estropeadas, etc.

– Plagas: las que más le afectan son las de pulgones, cochinillas, araña roja y la mosca blanca.

– Trasplante: ha de hacerse al principio de la primavera.

– Multiplicación: los métodos más utilizados son los esquejes y la división de mata.