Cuidados de la azalea
Las azaleas son arbustos perennes y hay unas 800 especies en todo el mundo, la mayoría de ellas del este de Asia y de Japón. Su tamaño es muy variable y puedes encontrar desde especies de 2 milímetros hasta otros ejemplares con más de 60. Sus flores destacan por estar agrupadas y ser preciosas cuando están en su mejor momento. Veamos algunas de las características y cuidados de la azalea:

– El tamaño de su diámetro mide de 12 a 38 centímetros y el tallo de 7 a 30.

- Se recomienda que esté en un lugar iluminado pero no al sol para que no le den los rayos directamente. En invierno es recomendable que esté al menos a 13ºC.

Florece sola en abril y mayo pero se puede reforzar desde otoño para que florezca mejor.

– Cuando ya ha florecido necesita abundante agua cada dos días para que nunca esté seca, así que compruébalo para que siempre esté húmeda. Si la planta llegara a secarse debes colocarla en un cubo con agua templada y esperar a que dejen de salir burbujas.

– Para que la planta esté siempre limpia debes arrancar las hojas secas con frecuencia. No utilices nunca ningún tipo de abrillantador, por mucho que alguien te lo recomiende y te diga que le va bien.

– Durante la época de floración se le suele añadir abono líquido al agua cada dos semanas.

– Si las hojas secas se caen es probable que sea por el exceso de calor o por la sequedad. Riégala regularmente y trasládela a un lugar más fresco.

– Si aparecen manchas amarillas en las hojas pulveriza con un insecticida recomendado y aumenta la humedad.

– Si las flores no se abren es probable que sea porque no se riega bien o se expone a corrientes de aire después de regar.