Cuidados de la cica, una palmera de interior
La cica es una de las muchas variedades de palmera que hay, es un ejemplar para interior que también puede ponerse en exterior y que puede alcanzar hasta 2 metros de longitud. Tiene las hojas rígidas y de color verde brillante que se van formando como si fueran ramilletes. Además, sus flores son pequeñas y en forma de cono y su estilo es muy similar al de cualquier palmera.

En maceta puede tener entre 50 centímetros y 2 metros de altura, dependiendo de las condiciones ambientales y también de los cuidados que le ofrezcas. A continuación te cuento los principales cuidados de la palmera cica para que puedas sacarle el máximo provecho:

- Abono: Se hace durante la primavera o cuando llega el final de verano y si le pones cualquier fertilizante ten mucho cuidado en no poner demasiado, es mejor quedarse corto que pasarse.

- Riego: Es una especie que no necesita mucho agua para poder desarrollarse y vivir bien así que bastará con que la riegues cada dos semanas, aunque si ves que el sustrato está parcialmente seco puedes hacerlo antes.

- Luz: Al ser cultivada como una palmera de interior necesitará mucha luz, así que debe estar junto a una ventana para que la reciba bien. De todas formas, no es conveniente que reciba directamente los rayos del sol durante las horas en las que más fuerte están que suele ser entre las 12 del mediodía y las 4 de la tarde. Si vas a ponerla en el exterior, que sea en un lugar donde haya semi-sombra.

- Temperatura: Esta variedad se siente mejor en climas cálidos aunque puede llegar a soportar temperaturas de hasta -11ºC y también heladas si es que la cultivas en el suelo. En cuanto al límite de temperatura, 42ºC es lo máximo que se recomienda ya que a partir de ahí no podrá soportar mucho.

- Sustrato: Es recomendable utilizar tierra de bosque, muy especialmente si está mezclada con residuos orgánicos.

- Trasplante: Debes hacerlo cada tres años y siempre durante la primavera. Debe hacerse lo necesite o no.