Cuidados de la flor de espuma
La conocida como flor de espuma se llama oficialmente tiarella y pertenece a la familia de las Saxifragáceas, que contiene unas 60 especies. Es una planta herbácea perenne que tiene su origen en el Himalaya y en Norteamérica, aunque con las condiciones adecuadas se puede cultivar en cualquier rincón del mundo. Las especies más conocidas son la tiarella cordifolia, tiarella trifoliata y tiarella alternifolia.

Es una planta de porte rastrero que alcanza los 30 centímetros de alto y que tiene hojas con pedúnculos largos que pueden ser simples o trifoliadas. Sus pequeñas flores aparecen en racimos que sobresalen de las hojas y que pueden ser rosados o blancos. Florece desde el final de la primavera hasta comienzos del verano, y el conjunto de las hojas y las flores deja una imagen muy colorida y llamativa.

Principales cuidados

– Ubicación: necesita estar en un lugar en el que haya sombra o semisombra. Puede sobrevivir si le da el sol de forma directa, pero no será tan bonita.

– Temperatura: es una planta muy resistente a cualquier temperatura, e incluso tiene muy buena resistencia a las heladas.

– Suelo: el que mejor partido puede sacarle es el que tenga tierra de bosque con una buena cantidad de materia orgánica.

Cuidados de la flor de espuma
– Riego: debes aplicarlo de forma que la tierra siempre esté húmeda pero nunca se encharque. Como es lógico, en verano habrá que regar más ya que la planta absorberá el agua más rápidamente.

– Poda: no la necesita, únicamente hará falta para controlar su crecimiento ya que es muy rápido.

– Multiplicación: la forma más efectiva de hacerla es por el método de división de la planta, y debe ser a finales del verano.