Cuidados de la Pachira Aquatica
La Pachira Aquatica es uno de los ejemplares más bellos que puedes tener. También conocida como ‘Pachira trenzada’, ‘Castaño de agua’, ‘Castaño de Guayana’, ‘Cacao silvestre’, ‘Apompo’, ‘Ceibo de agua’ o ‘Zapotón de agua’, por ejemplo, esta preciosa planta es en su hábitat natural un árbol que puede alcanzar hasta los 18 metros.

En nuestro país, sin embargo, la pachira es comercializada como un elegantísimo ejemplar de interior de aspecto rústico caracterizado por sus grandes hojas amazónicas y su curioso tronco enrollado a modo de trenza.

Esta planta tropical ha sido introducida en interiores hace relativamente poco tiempo, por lo que todavía es difícil conocer con exactitud las mejores formas de mantenerla.

Por lo que conocemos, deberás ubicar la Pachira en lugares bien iluminados (cerca de las ventanas), ligeramente húmedos y sin fuertes corrientes de aire que puedan secar las hojas.

El hecho de que esta planta viva dentro del agua o muy cerca de lugares acuáticos es un factor que lleva a la confusión de muchas personas: La mayoría pensaríamos que por ese motivo necesitará ser regada constantemente, pero de hecho un riego excesivo muy posiblemente encharcará sus raíces y acabará con ella.

Si las hojas de tu pachira palidecen o alguno de sus troncos se vuelve blando deberás eliminar las partes muertas y dejar de regar durante una semana para mantener la salud de la planta.

Por último, para mantener sus bellísimas hojas limpias y brillantes deberás pulverizar agua sobre ellas a una distancia cerca de los 40 centímetros. El mejor momento para hacerlo es tras el riego del atardecer.

Mantenerla en perfecto estado no es fácil pero sin duda merece la pena, ¿no crees?