Cuidados de la palmera Kentia
Las palmeras son una de las mejores opciones tanto para tu jardín como para el interior de tu hogar, ya que muchas variedades con diferentes características, lo que supone que siempre encontrarás la perfecta para ti. La palmera Kentia es la que más se utiliza como planta de interior, y dándole los cuidados adecuados te durará muchos años ya que es muy resistente.

Con un buen desarrollo puede alcanzar los dos metros de altura, y sus hojas son muy elegantes ya que se dividen muchos foliolos estrechos, largos y arqueados, lo que da un resultado final muy atractivo. Una palmera con la que podrás conseguir un ambiente muy natural y espectacular en el interior de tu hogar.

Sus cuidados

– Riego: es muy importante ya que si no se hace de forma adecuada puede empezar a perder las hojas. Necesita estar siempre húmeda, así que riega más o menos en función de la época del año. Presta mucha atención especialmente en verano ya que es cuando más tienden a secarse las hojas. El mejor sistema para regarla es riego por capilaridad, que es un macetero con auto riego, así no deberás preocuparte de vigilar que no se seque.

– Iluminación: necesita una ubicación luminosa pero sin recibir los rayos del sol de forma directa. Tolera la sombra aunque se desarrolla mejor con claridad, pero es mejor moverla unas horas si en donde está va a recibir el sol directamente. Si le da mucho el sol, crecerá de forma lenta.

Cuidados de la palmera Kentia
– Temperatura: el único requerimiento que tiene en este sentido es que debe estar entre 14-18 grados en invierno ya que no soporta el frío. En verano no importa la máxima temperatura ya que soporta el calor, aunque las temperaturas extremadamente calientes podrían hacerle daño (superiores a 50ºC).

– Limpieza: quítale el polvo a las hojas de vez en cuando para limpiarlas, siempre con un paño húmedo.