Cuidados de la planta del dinero
Por supersticioso que pueda parecer, tener una planta que además de decorar nuestro hogar tiene la supuesta propiedad mística de traer buena suerte en el ámbito económico a casa dinero no está nada mal. De su capacidad ornamental no cabe duda, pero puede que seas algo incrédulo en cuanto al resto… ¡Qué menos que probar suerte!

Plectranthus Australis es el nombre científico de la conocidísima planta del dinero, un precioso ejemplar colgante de gruesas hojas verdes que lleva años decorando los hogares de muchísimas personas, y es que su belleza y su fácil mantenimiento y cuidado la hacen una planta ideal.

La planta del dinero se caracteriza por su denso follaje y por su rapidísima reproducción por esquejes, que hará que en pocos días puedas tener un nuevo plantón para cultivar (poniéndolo en remojo un par o tres días).

En cuanto al cultivo, esta planta de origen exótico precisa estar en un lugar bien iluminado preferentemente a la semisombra (aunque también puede mantenerse a la sombra), pues no tolera la luz directa del sol que acabaría por secarla.

La temperatura también debe mantenerse en un término medio: las temperaturas demasiado calurosas superiores a los 27º y los ambientes secos y calefactados afectarían gravemente a la salud de la planta, aunque también lo harían los climas demasiado fríos con temperaturas inferiores a los 5º.

La planta debe ser regada aproximadamente dos o tres veces en verano y una o dos en invierno para mantener la humedad casi constante que precisa la planta. Puedes regarla cada vez que la veas seca, pero ándate con cuidado porque un exceso de humedad también podría ser el causante de enfermedades fúngicas.

También puedes abonar la planta cada dos semanas para garantizar su salud.