Cuidados de la planta espada de fuego
La planta Vriesea, conocida popularmente como “Espada de fuego”, es una planta preciosa que está dedicada al botánico holandés H. de Vriese. Pertenece a la familia de las Bromeliáceas, la cual tiene más de 100 especies, siendo casi todas ellas plantas herbáceas perennes. Otras especies mueren poco después de florecer, pero todas ellas tienen en común que son preciosas y muy llamativas.

Esta planta crece formando una roseta con hojas coriáceas que tienen forma acintada y arqueada. Del centro de la roceta surge una espiga que puede ser simple o ramificada en pequeñas flores. A nivel decorativo es una planta muy importante, ya que como puedes apreciar en las fotografías es realmente llamativa.

Cuidados más importantes

– Iluminación: debe estar en una zona de semi-sombra en la que reciba luz pero nunca los rayos del sol de forma directa.

– Temperatura: lo ideal es que esté a una temperatura mínima de 18ºC, incluso durante las noches. Si en el exterior no se puede cumplir eso, es mejor que las tengas en interior o en un invernadero ya que si pasa frío morirá.

– Riego: durante el invierno será suficiente con regar con un vaso de agua una vez a la semana. Cuando haga calor, que sean dos vasos por semana. Las hojas sí es bueno que las pulverices de vez en cuando para que estén siempre húmedas.

– Suelo: debe ser una mezcla de tierra normal, tierra de brezo y arena con tierra de hojas, todo a partes iguales.

Cuidados de la planta espada de fuego
– Abono: debes abonar mensualmente añadiendo fertilizante orgánico al agua de riego.

– Plagas y enfermedades: esta planta es muy sensible al exceso de humedad y al de sol, así que por ahí es por donde puede sufrir problemas.

– Multiplicación: se hace por separación y plantación de retoños, que son los que crecen en la base de la planta cuando muere. También se puede hacer por semillas pero es muy complicada, especialmente si no eres un profesional.