Cuidados de la planta plumeria
La planta plumeria, perteneciente al género del mismo nombre, pertenece a la familia de las Apocináceas y está compuesto por 7 especies de árboles y arbustos que tienen su origen en Centroamérica y México. Su nombre es un homenaje al francés Charles Plumier y sus principales especies son plumeria rubra, plumeria obtusa, plumeria pudica y plumeria alba, entre otras.

Se le conoce también por nombres vulgares como plumiera, rompepán, jazmín indio o sacuanjoche. Son arbustos o árboles de pequeño tamaño que tienen las ramas gruesas y que pueden alcanzar los 6 metros de altura. Tiene hojas grandes, alternas, simples y de color oscuro. Sus flores son las más perfumadas que te puedas encontrar y tienen forma de hélice y colores como el amarillo, púrpura, crema, rosa o blanco.

Cuidados básicos

– Ubicación: necesita estar en un lugar soleado donde pueda recibir varias horas de buena luz natural al día, pero evitando los rayos del sol durante mucho tiempo.

– Temperatura: no resiste el frío ni los cambios muy bruscos de temperatura, y cuando más alta se la temperatura, mucho mejor. Puede vivir perfectamente en zonas que tienen inviernos suaves y permanecer en el exterior, pero si hace frío es mejor que pase esa época en interiores.

– Suelo: el más adecuado es el que lleva una mezcla de tierra de jardín, arena con tierra de brezo y turba, todo a partes iguales. Hay que plantar durante el invierno.

– Riego: tiene que ser abundante en primavera y verano, y más reducidos durante el otoño. En invierno, prácticamente hay que suspenderlos para que no se encharque.

Cuidados de la planta plumeria
– Abono: aplica un fertilizante mineral cada 15 días durante la primavera y el verano.

– Poda: no es necesaria pero se pueden eliminar las ramas interiores para que la luz pueda penetrar bien. Conviene realizarla únicamente después de la floración.

– Multiplicación: se hace mediante esquejes que se obtienen al finalizar el invierno y que hay que poner a secar durante varias horas para eliminar el látex que produce. Después, retira el látex y ponlos a enraizar en arena húmeda.