Cuidados de las bromelias
Si te gustaría disfrutar de hermosas plantas en tu hogar pero no dispones de suficiente tiempo para dedicarles atiende a lo que hoy te contamos, porque te proponemos cultivar un ejemplar exótico súper resistente que además dará un toque de color y alegría a tu hogar: las bromelias.

Procedentes de distintas zonas de Sudamérica y muy especialmente de Brasil, estas plantas de origen exterior se han trasladado al interior de nuestros hogares en los países occidentales.

¿Te animas a cultivar una de ellas en casa? Tranquilo, porque te contamos las claves de su fácil mantenimiento.

Colores brillantes y llamativos, grandes hojas, aspecto tropical… La familia de las bromeliaceae está compuesta de muchas especies similares, aunque las más populares y cultivadas son algunas como la Guzmania, la Neoregelia, la Tilandsia y la Vriesea, por ejemplo.

Cuidados de las bromelias
Dado su origen tropical estas plantas deben mantenerse en ambientes cálidos (entre los 15 y 20º C) y luminosos, lo que no significa que debas exponerlas directamente al sol puesto que podría perjudicarle.

A la hora de plantarlas lo mejor es apostar por las tierras o terrenos ácidos, especialmente compuestos por una combinación de tierra de jardín, turba y arena a partes iguales.

En cuanto a los cuidados habituales, bastará con mantener la planta húmeda con un riego semanal en la tierra, un poco de agua tibia en la copa central que forman las hojas (también semanalmente) y una frecuente pulverización sobre las mismas. También debemos mantener la tierra con los nutrientes necesarios para mantener a la planta, por lo que no estaría de más abonarla quincenalmente durante los meses de primavera y verano.

Solo en algunos casos y después de un largo periodo de cultivo algunas plantas florecen, aunque pocos días después perderá sus flores para marchitarse después y acabar muriendo… Siendo así, ¡puede que estés deseando que no florezcan!