Cuidados de las buganvillas
Las buganvillas son un precioso arbusto trepador que procede de Brasil y que forman una especie de siete u ocho arbustos que producen una flor muy llamativa y que dependiendo de la especie a la que pertenecen pueden tener uno u otro color. Florecen con abundancia durante todo el verano y en algunos lugares de calor es posible verlas con flor también en épocas invernales. Son ideales para cubrir un muro o pared ya que pueden alcanzar entre 3 y 4 metros y su longitud puede cubrir hasta 8 metros. Si las plantas en maceta lo máximo que crecen es metro y medio. Ten en cuenta estos consejos para los cuidados de las buganvillas:

– Luz y ubicación: requieren mucha iluminación, aunque sea la luz directa del sol ya que, a diferencia de casi todas las demás plantas, a ésta no le perjudica sino que le favorece.

– Temperatura: puede soportar hasta 5 grados en invierno y más de 30 en verano, lo que la convierte en una planta ideal para todo tipo de climas. Si se va mucho del margen de estas temperaturas puede perder las hojas hasta que llegue la próxima época de florecimiento.

– Riego: el riego de la buganvilla debe ser abundante, de dos a tres veces por semana en verano y una en invierno.

– Observaciones: si la plantas en el suelo puede alcanzar una altura y longitud considerables, y si la plantas en una maceta lo mejor es que las pongas en una terraza o en una ventana para que puedan alcanzar todo su grosor.

– Dificultades: la verdad es que no tiene ninguna. Son unas plantas muy fáciles de cultivar y con unos conocimientos básicos en jardinería podrás mantenerla con muy buena salud.

– Vida: si las plantas en el suelo y las tienes bien cuidadas pueden durar hasta 30 años, mientras que si las plantas en maceta a lo máximo que suelen llegar es a los 5 años.