Cuidados de las hierbas aromáticas
Hace un par de días te contaba cuáles eran las plantas aromáticas que más se suelen utilizar para poder aprovecharlas en la cocina y hoy me gustaría darte un poco de información sobre los cuidados generales que necesitan, aunque no son muchos ya que son especies acostumbradas a sobrevivir sin demasiado, lo que las hace ideales si no tienes mucho tiempo para dedicarles.

Aunque no necesiten mucho, tienes que procurar que los pocos requerimientos que tienen se cumplan y puedan vivir en las condiciones más adecuadas que tiene cada especie. Toma nota de los cuidados de las hierbas aromáticas para que puedas sacarles el mayor provecho:

– En primer lugar, decirte que son consejos generales y que para conocer si alguna en concreto tiene cuidados especiales deberás consultarlo al comprar las semillas.

– Riego: Gran parte de las aromáticas proceden de zonas secas y que son sensibles al exceso de agua, así que ten mucho cuidado con esto. Como en todas las plantas, tienes que regarla únicamente cuando lo necesita y en las cantidades adecuadas ya que tanto un exceso como un defecto puede ser perjudicial. Las especies perennes como la salvia, el romero o el tomillo requieren poco riego, mientras que las anuales como el eneldo, el perejil, la albahaca o el cilantro necesitan que las riegues con más frecuencia durante los meses de verano.

– Abono: Ten mucho cuidado con abusar del abonado ya que aunque sea de tipo natural puede ser perjudicial, especialmente porque puede fomentar que haya un gran desarrollo al margen del sabor y aroma que le corresponde.

– Podas: Vigila mucho este aspecto y realiza con frecuencia podas de limpieza para retirar las hojas o las ramas muertas. Según la especie que tengas ya irás sabiendo cuándo realizarle la poda a cada una. Por ejemplo, el orégano es de pocas podas ya que así ayudas a estimular la producción de nuevas ramitas, algo que también es bueno para las melisas y las mentas.