Cuidados de los rosales en otoño
En breve se acabará el verano y muchas de las plantas que tenemos en nuestro hogar o jardín tendrán diferentes necesidades, y es que hay muchas especies que dependiendo de la estación en la que se encuentren necesitarán diferentes cuidados. Además, hay otras que cuando llega una estación en concreto necesitarán unos cuidados especiales, algo que suele suceder en verano, así que al finalizar en breve tendremos que cambiar los cuidados para que puedan adaptarse a la nueva estación.

Ahora que llega el otoño, me gustaría decirte cuáles son los cuidados específicos de las rosas para esta estación, ya que es una flor que muchos solemos tener en casa e incluso solemos plantar rosales en nuestro jardín ya que es una de las plantas más bonitas y que pueden lucir preciosas todo el año. A continuación te daré unos cuantos consejos para cuidar los rosales en otoño, ya sea para plantarlos ahora o para tratar los que ya tienes plantados. Toma nota:

– El otoño es la época ideal para que puedas preparar el suelo para recibir nuevos rosales, para lo cual deberás arar a una profundidad de unos 40 centímetros y retirar cualquier piedra y restos de plantas o raíces que puedas tener en esa zona. Añade compost, estiércol, turba o musgo para que la calidad del suelo mejore y esté más preparado para el rosal.

– En los meses de noviembre y diciembre es el momento perfecto si quieres plantar a raíz desnuda y el abono orgánico habrá comenzado a descomponerse con la ayuda de la lluvia o el agua de riego. Si no puedes arar bien al haber otras plantas en esa zona puedes preparar los agujeros individualmente y arando a la misma profundidad que te decía en el punto interior.

– Si ya tienes el rosal plantado, durante el otoño deberás alternar entre abono orgánico y químico cada dos semanas, añadiendo quelatos de hierro a final de mes para que el follaje se pueda mantener verde oscuro. Añade también a final de mes zinc para que mejore el color de la floración, aunque si el abono químico ya tiene estos dos elementos no será necesario que se los pongas aparte.

– En noviembre tienes que renovar el acolchado de la base para que esté bien para todo el invierno, algo que es muy importante especialmente en las zonas frías ya que protegerá las raíces de cualquier helada. Si los rosales no van a recibir agua de lluvia, deberás regarlos al menos una vez por semana.

– Por último, en diciembre debes suspender el abonado y dejar que las plantas descansen hasta que comience la nueva temporada.