Cuidados de plantas colgantes
Las plantas colgantes son uno de los recursos naturales más bellos para decorar cualquier rincón interior o exterior de nuestro hogar, y es que tanto su brillante follaje verde como las bonitas flores que nos regalan algunas de ellas son un auténtico tesoro.

Sin embargo, tener estas plantas supone también un poco de esfuerzo por tu parte, y es que requieren bastantes cuidados y consideraciones para lucir tan maravillosas durante todo el año.

Su ubicación es fundamental, y es que deberán estar en lugares bien iluminados y frescos en los que no obstante no se reciban los rayos directos del sol que podrían perjudicarlas: Será ideal colgarlas en los espacios cubiertos de terrazas y balcones, en lugares donde el paso no sea demasiado frecuente para no perjudicarlas con golpes (y para que ellas mismas no supongan un estorbo) y también donde las corrientes de aire no sean demasiado fuertes.

Además, al estar más elevadas que el resto de plantas estas plantas tienden a resecarse más, por lo que también necesitarán ser regadas más a menudo (unas dos o tres veces por semana) en macetas que garanticen un buen drenaje y en las que se pueda mantener la humedad. Asegúrate de que el recipiente tenga un platito para que el agua se mantenga en la base y no caiga directamente al suelo de tu hogar.

También se puede realizar un riego por inmersión sumergiendo la maceta en agua (a excepción de los tallos) durante una media hora y una sola vez a la semana.

Su tendencia a secarse hace que deban estar alejadas del calor de los espacios cercanos a los radiadores de calefacción y también de esos lugares en los que sean frecuentes las fuertes corrientes de aire.
Utiliza un fertilizante líquido para abonarlas cada 3 semanas aproximadamente, siempre regando antes de aplicarlo para que se esparza con más facilidad por la tierra.

Por último, ten en cuenta que como su propio nombre indica estas plantas ‘colgantes’ se dejan caer cada vez más durante su desarrollo, por lo que lo mejor es que realices una poda al mes aproximadamente para que guarden su forma y para que consigan un mejor desarrollo de los tallos y las flores (si se resecan quitarán fuerza a la planta).